domingo, 3 de abril de 2016

Matrix y la vida con hijos

Este texto contiene spoilers sobre la película "Matrix", aunque si a estas alturas aún no la has visto, deberían de abofetearte las nalgas con un calcetín mojado :-P

Reflexiones de domingo por la tarde de un padre amante de la ciencia ficción. Recordando esa maravillosa película de los hermanos Wachowski - ahora ya hermanas, sorpresas te da la vida - que fue "Matrix", me vino a la mente esta aterradora idea. Aquell@s de vosotr@s que tengáis hijos supongo que compartiréis conmigo que sería una decisión terriblemente difícil a la hora de elegir qué pastilla escoger.

Supongamos que vivimos una vida no demasiado feliz como la del protagonista, de la cual nos gustaría huir, pero con la diferencia crítica que nosotros tuviésemos pareja e incluso un bebé. Llegado el momento tienes en tu mano ambas pastillas: la azul, que te permitirá continuar con tu vida anodina; y la roja, para enfrentarte a la cruda realidad e intentar mejorar tu futuro y el de tu familia.

Ya te has hecho a la idea de que, si te decides por la roja, las vas a pasar putas, pues cuando te recuperes de tu cautiverio deberás encontrar y rescatar también a tu mujer y tu hijo, pues aunque tu existencia es una mierda sin sentido, ellos no tienen la culpa y los quieres con locura. Pero te sientes con fuerzas para hacerlo y crees firmemente que no podéis continuar viviendo una falsedad en manos de las máquinas y que os merecéis la verdadera libertad.

Pero de repente, cuando ya tenías la pastilla roja en la boca y estabas bebiendo agua de un vaso para tragarla, tu cara se transforma en una mueca horrible y... LA ESCUPES LO MÁS LEJOS QUE PUEDES !!! Por qué ese cambio de opinión a última hora, si ya estabas totalmente decidido a convertirte en ese héroe todopoderoso de película megataquillera ???

Pues porque en el último momento una nueva posibilidad ha entrado a puntapiés en tu mente y ha derribado de un soplido tus sólidos y meditados planes: las máquinas, esos seres sin sentimientos ni humanidad de ningún tipo... habrán sido lo suficientemente "buenas personas" para haber extraído uno de tus espermatozoides y un óvulo de tu mujer, fecundarlo y dar a luz a vuestro hijo ??? Sabrán que eso es importante para nosotros o nos tratarán igual que hacemos nosotros con el ganado ???

Y lo que sería aún muchísimo peor: existirá realmente nuestro bebé ??? Las máquinas crean nuevos seres humanos contínuamente para seguir utilizándolos como pilas, pero quién nos asegura que nuestro hijo sea real y no una mera ilusión creada por una brutal e implacable computadora ??? Porque no olvidemos que TODO en Matrix es digital, aunque la mayoría de personas que aparezcan en ese mundo de ceros y unos tengan un equivalente durmiente, cautivo en algún recóndito lugar. Pero quizás los bebés no tengan un referente real y sean tan solo actores secundarios de su mascarada, fácilmente recreables mediante código, pues sus pautas de comportamiento son escasas y altamente predecibles.

En fin, que no sé vosotr@s, pero me temo que yo, ante esta aterradora posibilidad, me tomaría la pastilla azul y seguiría viviendo en ese mundo falso, pues la simple posibilidad de perder a un hijo enterraría mi rebeldía en lo más profundo de mi ser. Y es que una de las primeras reglas que debe respetar un aprendiz de rebelde dispuesto a cambiar el mundo y luchar contra el poder establecido es "No tener hijos", pues ese es el Talón de Aquiles definitivo.

Dicho todo esto... a disfrutar de nuestros cachorrillos y a rezar - es un decir - para que jamás, JAMÁS, venga el Morfeo de turno a jodernos la vida con las pastillitas de los cojones XDDD

3 comentarios:

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jose Maria Ramos dijo...

Me ha gustado tu planteamiento. Real imaginario,... Qué más da?? Aunque he leído en alguna parte que todo es una ilusión, yo existo, tu existes y nuestros hijos también. Dicen que somos lo que pensamos y mientras haya alguien que piense,...¡¡EXISTIREMOS!! nos vemos en la próxima vida. Las pastillas, No.El Amor todo lo puede. Petons per a tots

Ramon Ramos dijo...

Pensemos entonces que nos veremos en noviembre, papá, sea esto Matrix o no.
Un abrazo ;-)